Trauma por separación/divorcio

 

Caso:  Trauma por separación

Hace unos años ofrecí unas sesiones de kinesiología para dar a conocer esta terapia fantástica.

Uno de los casos que me impactó por su mejoria total y rápida es el de Teresa, nombre ficiticio para mantener su identidad anónima.

El primer día que pasó por la puerta era obvio que esta mujer estaba sufriendo.  Se había separado hacía 10 meses y todavía estaba tan triste que no podía ni hablar del tema y tampoco podía trabajar.  No podía vivir el día a día y había perdido toda su alegría.

Para empezar la sesión la única cosa que me podía explicar era que se sentía muy triste.  Esto me era suficiente para empezar la terapia.

La primera sesión consistió en repetir muchas afirmaciones que van saliendo durante el tratamiento.  Las afirmaciones tenían que ver con la autoestima, con sentirse querida y con su flexibilidad.  Todo lo que sale de una sesión de kine es lo que necesita y pide el cuerpo del paciente.  Sólo se da un remedio si el sistema neurológico lo pide específicamente.  Trabajamos un poco más sobre la tristeza de Teresa y descubrí que necesitaba tomar una combinación de Flores de Bach y un suplemento de vitamina B y que debería volver en 10 días.

10 días más tarde entró Teresa por la puerta, ya había un cierto brillo en su cara aunque no creo que ella lo supiera.  Se encontraba un poco mejor pero todavía sólo podía decir que se sentía triste.  De nuevo trabajamos muchas afirmaciones y su cuerpo me indicó que necesitaba tomar un remedio homeopático durante una semana.

Nos volvimos a ver una vez más antes de las vacaciones del verano y esta vez entró por la puerta una mujer cambiada, hasta me abrazó y dio 2 besos, algo que hasta ahora no podía hacer.  Ahora se podía expresar y entramos en el tema del enfado y en lugar de tantas afirmaciones la sesión se convirtió en una sesión de acupresura sobre varios órganos come el hígado y los riñones que suelen acumular la energía negativa de la rabia.  También puse unos cuarzos en un par de chakras para mejorar el flujo de energía.  Esta vez se fue de la consulta con otra combinación de Flores de Bach.

El día siguiente me enteré a través de una amiga suya que Teresa había vuelto a trabajar.

Muchos que sufren de depresión no se dan cuenta de cuanto su estado afecta a los demás.  Por los demás, incluyo a los hijos, las mascotas, los amigos etc.  Después de tratar a Teresa traté a su gata que parecía igual de afectada por la separación, o por la repentina ausencia del marido o por la depresión de Teresa.  La gata empezó a perder peso aunque seguía comiendo.  El veterinario no podía encontrar ninguna explicación y es por ello hice una sesión de kinesiología a la gata a través de Teresa.  Necesitaba un remedio homeopático por el abandono.  No he vuelto a ver la gata hasta ahora, pero espero que los resultados hayan sido tan espectaculares como los de Teresa.

Comments are closed.