Kinesiología Holística

En la kinesiología holística se trabaja todos los niveles de la persona.  Se trabaja el campo físico o estructura, el campo químico, el emocional, el sistema nervioso, el campo electromagnético y el sútil o bien aura y chakras.

Comprobando el equilibrio con el Arm Reflex

Teniendo esta posibilidad de trabajar el cuerpo entero, las razones para concertar una visita con un kinesiólogo pueden ser infinitas.  Se puede tratar molestias físicas como ciática, artritis, migrañas, orzuelos etc., también es una excelente manera de tratar las alergias, las cándidas, las depresiones o traumas y de dejar cualquier vicio.  Más a más es una herramienta potente para cambiar maneras de ser o de pensar y aumentar el autoestima o confianza en uno mismo.  Esto incluye la posibilidad de trabajar sobre lo que está muy de moda ahora misma:  ATRAER LA ABUNDANCIA.

La kinesiología siempre respeta las necesidades del cuerpo del paciente.  Se consigue las respuestas del cuerpo a través de los músculos.  El músculo nos indica si hay un problema en un órgano, meridiano o en el músculo mismo.  El Dr. Goodheart demostró en los años 60 esta relación entre el músculo, órgano y meridiano.  El músculo nos dirá si el mejor tratamiento para el paciente es a través de los puntos específicos a la kinesiología, las Flores de Bach, nutrición, vitaminas etc.  Ya que es el cuerpo mismo que pide el tratamiento es completamente inofensiva.  Mi trabajo como kinesióloga es escuchar su cuerpo y facilitarle lo que necesita para curarse y encontrarse lo mejor posible.  El trabajo hecho por el kinesiólogo no acaba con la sesión, el cuerpo necesita tiempo para adaptarse a los cambios y el efecto puede durar varias semanas. 

Mudra de Prioridad

Aunque hablo de conseguir las respuestas a través de los músculos, hay que dejar lo claro que no me interesa para nada si es una persona fuerte o débil.  Aplico sólo una ligera presión sobre los músculos y en la mayoría de casos lo hago a través de un ligera estiramiento de los brazos.

Según el problema que uno decide trabajar, el trato con el kinesiólogo puede durar de 1 a 5 sesiones.  Hay gente que puede llegar al raíz del problema con una sola sesión pero lo normal sería 4 o 5 con 2 o 3 semanas entre sesiones.  La primera sesión suele durar 1 hora y media, mientras las siguientes de 45 minutos a 1 hora.  Las sesiones se hacen en camilla, completamente vestida, sólo hace falta quitar los zapatos y apagar el móvil.